[Sindical] Anarcosindicalistas reanudan conflicto contra la Junta en defensa de una compañera

La Junta vulnera el derecho a la salud física y psicológica de sus trabajadoras

   Desde el Sindicato de Oficios Varios de Albacete de la CNT-AIT se abrió hace unos meses un conflicto sindical contra la Junta, por la situación de una de nuestras compañeras. El conflicto empezó cuando nuestra compañera solicitó una movilidad voluntaria estando de baja, debido principalmente a que no podía acudir a su centro de trabajo porque su tratamiento médico, que le impedía conducir vehículos y desplazarse desde su residencia a su puesto de trabajo.
   Tras varios escritos dirigidos a la Junta y una negativa de la Administración a la movilidad voluntaria por motivos de salud que habíamos presentado, decidimos abrir la campaña sindical para exigir que le concedieran una movilidad voluntaria.
  La campaña comenzó con varias peticiones de solidaridad al resto de sindicatos anarcosindicalistas mediante el envío masivo de correos electrónicos, faxes contra la Junta y pegada de carteles en el mismo edificio de la Dirección Provincial de Educación, exigiendo la movilidad voluntaria para nuestra compañera.
   Nuestra organización anarcosindicalista buscaba principalmente colectivizar un conflicto individual y hacer que una parte importante de la militancia se involucrara en la lucha, ya que a pesar de ser un conflicto individual, como siempre, responde a un conflicto mucho más primigenio como supone en sí misma la existencia de la sociedad de clases y con ella la lucha de clases.
  Al poco tiempo de haber comenzado la campaña, nuestra compañera recibió una llamada de la Dirección Provincial proponiéndole un puesto en otro Centro de trabajo. Parecía que ésta movilidad le iba a permitir que pudiera conseguir un poco de estabilidad para avanzar en su recuperación, pero no fue así. Ese mismo día, nuestra compañera comunicó al sindicato la situación que había vivido esa mañana en el trabajo. Lamentablemente, nuestra compañera fue insultada y menospreciada por otros trabajadores y trabajadoras de la plantilla, por lo que nos vimos obligados a salir en su defensa.


  Al día siguiente, un grupo de militantes anarcosindicalistas acudieron a hablar con la Jefa de Personal de la Dirección Provincial de Educación, aclarando la posición del sindicato frente al conflicto. Tras expresarles la firmeza y la seriedad con la que haríamos frente a la lucha si no resolvían la situación, la Jefa de Personal llamó inmediatamente a nuestra compañera y le propuso disfrutar las vacaciones que le quedaban de ese año, desde esa misma tarde hasta mediados del mes siguiente, con el propósito de salvar el obstáculo que no se esperaban. 
  El encuentro con la Jefa de Personal fue todo un éxito, y les obligó inmediatamente a buscar soluciones a una situación que se les empezaba a escapar de las manos y que podría provocarles grandes dificultades, con un endurecimiento e intensificación de la campaña sindical.
  Tras esto, a las pocas semanas, recibimos una llamada de la Dirección Provincial proponiéndole a nuestra compañera una plaza en otro centro de trabajo. La respuesta de la Junta durante todo este tiempo solo ha conseguido reafirmarnos en nuestras ideas y prácticas anarcosindicalistas, donde la solidaridad, el apoyo mutuo y la acción directa son fundamentales para alcanzar las reivindicaciones que se propone la clase trabajadora; y sobre todo, demostrando la necesidad y la trascendencia que tiene para la clase obrera asociarse entre iguales y apoyarse mutuamente en sus luchas. Tras la concesión de la movilidad voluntaria decidimos parar la campaña, pero entendemos que existen varias cuestiones que no han quedado resueltas y que resultan de gran importancia para el conflicto, por lo que nuestro sindicato ha acordado finalmente reiniciar el conflicto contra la Junta por dos cuestiones:
  La primera, el cambio de la jornada laboral de nuestra compañera, para que la equiparen con el resto de ordenanzas de la plantilla del centro; y en segundo lugar, que no fijen ningún tipo de fecha para su movilidad voluntaria por motivos de salud, debido a que nuestra compañera sufre una enfermedad que no puede ser superada en los plazos que fija la Administración en su legislación.
  Por estos motivos, desde nuestro sindicato reiniciamos el conflicto contra la Junta hasta que ésta se decida finalmente a alcanzar un acuerdo donde se comprometa a cumplir estas dos reivindicaciones.